Se dice que SUPERVISIÓN es la acción y efecto de supervisar, un verbo que supone ejercer la inspección de un trabajo realizado por otra persona.
En otra definición, de las que hay muchas, SUPERVISIÓN es la vigilancia o dirección en la realización de una actividad determinada por parte de una persona con autoridad o capacidad para ello.
Estrictamente hablando, todos aquellos cuyo trabajo en la avicultura tiene que ver con producción, patología, nutrición, y otros elementos indispensables, de alguna manera SOMOS SUPERVISORES. Es decir, una parte de nuestro trabajo recae en actividades de SUPERVISIÓN, y esto es natural: tenemos que vigilar que las cosas se hagan, y se hagan bien.
Ahora bien, ¿por qué a algunas personas se les contrata o se les designa como SUPERVISORES?, da la impresión que más que una caracterización de sus quehaceres, es una especie de “rango”, para colocarlos arriba o debajo de otros nombramientos ejecutivos. Resulta, pues, un “status”, cuya importancia en cada empresa es variable, ya que en algunas es un nivel “alto” de responsabilidad y sueldo, mientras que en otras es solo un nombramiento mínimo para circunscribir sus alcances laborales y su jerarquía.
Cuando se contrata a alguien como “supervisor”, se supondría una exigencia en experiencia y conocimientos tal que realmente le permita a esa persona, cualquiera que sea el nivel y área de trabajo en la empresa VIGILAR, JUZGAR y CALIFICAR el trabajo de otros. Pero hemos visto que no siempre es así, simplemente se le asignan algunas tareas y termina por convertirse en un compañero de sus supervisados.
Interpretando el significado de las definiciones que al principio se citan acerca de lo que es o debe ser la SUPERVISIÓN, se deduce que un supervisor tiene a su cargo la inspección del trabajo de trabajadores que realizan cierto tipo de actividad, de acuerdo a su especialidad. A nadie se le puede designar como supervisor si no se comprueba su conocimiento (o se le entrena) sobre las actividades que va a inspeccionar. Un supervisor efectivo sabe qué observar, qué analizar y qué hacer en determinada materia.
¿QUÉ ES LO QUE SE SUPERVISA EN AVICULTURA? Me referiré en concreto a quienes fungen como supervisores en las áreas de producción, ya sean granjas avícolas u otras zonas como las plantas de incubación o producción de alimento.
En cada caso, lo primero que debe considerarse es que la supervisión de una tarea es como observar una fotografía en movimiento, con un antes y un después; o sea, siempre será como un video donde el conocimiento se acompaña de la experiencia y de la imaginación. En realidad, no se supervisa una tarea aislada, todo forma parte de un PROCESO, y todo lo que pasa tiene causas y consecuencias. Ahí es donde entra en juego la experiencia y la imaginación. Se tienen que observar varias cosas al mismo tiempo para poder relacionar una cosa con otra.
Para explicar esto con mayor claridad se explicarán enseguida algunos ejemplos, enfatizando lo que sucede con la supervisión en algunas áreas clave.
SUPERVISIÓN DE LAS ACTIVIDADES DE BIOSEGURIDAD EN UNA EMPRESA AVÍCOLA:
Independientemente de si se tiene o no un manual de inspección (lo deseable es que se elabore un manual de instrucciones de bioseguridad para cada parte de la empresa), podemos resaltar algunas cuestiones fundamentales para la prevención de infecciones importantes a las áreas de producción. Por ejemplo:

  • Funcionamiento de un centro de lavado y desinfección de vehículos y jaulas de transporte de aves.
  • Higiene del personal y ropa de operarios de vehículos, cargadores, grupos de vacunación y mantenimiento.
  • Movimientos de personal y vehículos entre áreas.
  • Observancia del cumplimiento de programas de vacunación y muestreos de rutina para estudios de laboratorio.
  • Higiene y desinfección de diversas áreas de trabajo (baños, bodegas, oficinas, laboratorio, etc.).
  • Integridad y funcionamiento de arcos de desinfección.

Es obvio que estos ejemplos son solo una pequeña parte de lo que a Bioseguridad se refiere, y sabemos muy bien que desafortunadamente hay zonas avícolas del país donde la contaminación viral y bacteriana es elevada, y donde cualquier esfuerzo o detalle de Bioseguridad es bienvenido pero insuficiente.
SUPERVISIÓN EN UNA PLANTA DE ALIMENTOS:
La responsabilidad de la planta de alimentos, igual que de la planta de incubación es mayúscula, pues tiene mucho que ver con los resultados de producción. Aquí la supervisión de los procesos es vital, y cualquier error importante puede dar lugar a resultados catastróficos en una o varias granjas o a accidentes graves del personal.
Algunos detalles destacados son:

  • Labores de mantenimiento.
  • Orden, identificación de insumos, limpieza general, ausencia de polvo.
  • Precisión de aforos.
  • Calidad de materias primas (muestreos diversos e inspección física).
  • Revisión de todos los procesos (recepción de insumos, almacenaje, órdenes de producción, ejecución por computadora y/o manualmente, mezclado, peletizado, puntualidad y exactitud de órdenes de reparto a granjas.

Ha sido el caso en ocasiones en que ocurren problemas de intoxicación, deficiencias nutricionales, etc., por una deficiente supervisión de los procesos.
SUPERVISIÓN EN GRANJAS DE POSTURA COMERCIAL:
Al igual que en cualquier otra parte de una empresa avícola, para que la supervisión sea efectiva y rinda frutos se necesita de una excelente comunicación entre los operarios (caseteros, médico veterinario) y quien tenga a su cargo la supervisión.
Es importante que antes de acudir a una granja avícola de cualquier tipo, se tenga información previa sobre su situación general, enfocándose a los resultados productivos y problemas presentes de cualquier tipo. Eso permite planear correctamente la visita haciéndola más fructífera.
Muchos son los detalles a revisar en una granja de postura comercial:

  • Inspección de todas las áreas, comenzando por los aspectos de Bioseguridad.
  • Orden y limpieza general (exteriores e interiores de casetas).
  • Revisión a detalle de la parvada (aves, equipo, manejos). Es indispensable contar siempre con tijeras apropiadas para necropsias, así como frascos con formol al 10%, medio de transporte para muestras de tejidos; bolsas de plástico para muestreos; jeringas para sangrado.
  • Control de moscas, ecto y endoparásitos.
  • Salud y aspecto general de la parvada y datos de producción.
  • Calidad (limpieza, peso, resistencia, tamaño, uniformidad) del huevo.
  • Manejo y limpieza de la bodega de selección y empaque de huevo.
  • Etc.

En la acción de “SUPERVISAR”, tal como ya se explicó antes, se debe tomar en cuenta que solo se está frente a una parte de todo un proceso, y que se deben tener los elementos (conocimientos y experiencia) para relacionar el resultado de la inspección realizada con las causas y efectos probables, con el fin de poner en práctica medidas preventivas o correctivas.
EL VÉRTICE:
Una guía para pensar y analizar
En Avicultura se trabaja en base a OBJETIVOS, METAS, PARÁMETROS, y para alcanzarlos se deben cumplir una serie de medidas sanitarias, manejos, funciones administrativas, condiciones ambientales, aparte de lidiar en ocasiones con circunstancias imponderables.
Todas estas acciones CONFLUYEN como en un embudo o un triángulo hacia el logro de un objetivo o meta, contribuyendo de distinta manera y en diferente grado a alcanzar ese objetivo, el cual se representa como el vértice de ese embudo lleno de acciones.
Cada modalidad de la producción avícola, llámese pollo de engorda, gallina de postura, reproductores, etc., tiene sus propios objetivos o metas específicas, y para alcanzarlas es necesario el conocimiento y la experiencia, y así enfrentar los numerosos factores que entran en juego durante los procesos de producción.
De manera gráfica y sencilla intentaré mostrar lo que en lo personal considero una especie de método o procedimiento para facilitar la tarea del SUPERVISOR. En seguida se describen ejemplos de cómo llevar a cabo un análisis más ordenado y menos disperso de las posibles causas que pueden obstaculizar el camino hacia el objetivo que se propone alcanzar.
En el caso del POLLO DE ENGORDA, el OBJETIVO a alcanzar es un producto que tenga un PESO, CONVERSIÓN, MORTALIDAD Y COSTO que resulten idóneos para el negocio avícola. Y tal como se observa en el contenido del embudo, solo es posible lograrlo a través de una adecuada nutrición, un buen manejo, Bioseguridad y acciones médicas que garanticen su salud. Un pollo enfermo nunca será productivo.
Más abajo, en la ilustración No. 3 se ha elegido para su análisis el factor SALUD, como podría haberse escogido cualquier otro (por ejemplo nutrición o manejo), y se disparan flechas hacia arriba señalando los elementos principales que tienen que ver con el logro y mantenimiento de la salud del ave.
El OBJETIVO inicial, que es lograr en el pollo de engorda un PESO, CONVERSIÓN, MORTALIDAD Y COSTO acordes a las expectativas y necesidades de la compañía, es ahora sustituido por uno de tantos elementos necesarios para alcanzar el mencionado objetivo: se trata de la SALUD (ilustración No. 3), que a su vez requiere ser promovida mediante programas y manejos especializados y muy delicados, que deben estar en manos expertas, con apoyos de variada índole, como ambientación, planes de inmunización, nutrición, etc.
Sucesivamente, con el fin de ejercitar el razonamiento y analizar puntos específicos, esos factores que influyen sobre la salud del pollo pueden irse sustituyendo tanto como sea necesario, dándonos cuenta cómo el abanico de posibilidades se va ensanchando, llevándonos a la conclusión de que se requiere un considerable bagaje de conocimientos y experiencia para dar solución a los obstáculos que se pueden presentar en el trayecto que conduce hacia la salud. En nuestro ejemplo, a partir de la necesidad de lograr la SALUD se escoge para su análisis la INMUNIZACIÓN (ilustración No. 4), y en seguida la pregunta de ¿CUÁLES ENFERMEDADES? (ilustración No. 5).
Se elige INFLUENZA AVIAR (ilustración No. 6), que es todo un tema lleno de complejidades, con más preguntas que respuestas.
En los ejemplos que se citan posteriormente (SUPER- VISIÓN EN PLANTA INCUBADORA y SUPERVISIÓN EN REPRODUCTORES el procedimiento de observación y análisis es semejante, tratando siempre de emprender un camino lógico para apoyar el trabajo del equipo humano, buscando los aciertos y los errores, escudriñando en las causas para que con el resto del equipo de trabajo se determinen las mejores medidas en pro de la producción y la productividad.
SUPERVISIÓN EFECTIVA
Hoy en día el rol del supervisor ha cambiado, los supervisores son capacitados cada día más para involucrar a las personas con las labores y hacer que éstas se sientan comprometidas.
De igual forma el supervisor tiene la tarea de desarrollar buenos emprendedores, lograr que las personas generen ideas fuera de la rutina y formar equipo de trabajo.
 
 
Para una Supervisión Efectiva:
• Autocrítica.
• Que tu comportamiento no entorpezca tu gestión.
• Reconocimiento a la labor de tus compañeros y subordinados.
• Demuestra seguridad y conocimiento.
• Mantén empatía y interés por tus compañeros.
Abril-Mayo 2019
BM Editores