Recorrida inicial y diagnóstico a campo

En el mes de Julio del 2020, un integrante del equipo de Cladan junto a un médico veterinario, concurrieron a una cabaña ubicada en la localidad de San Antonio (Santa Fe). En esta encontraron un elevado número de vacas con hipocalcemia, alta cantidad de natimortos, casos de retenciones de membranas fetales y bajos rendimientos productivos.

La empresa tiene un planteo de producción lechera que posee dos tambos de diferente tamaño (389 y 262 vacas totales). La alimentación es parcialmente mezclada con algo de pasturas. A continuación se presenta el detalle de la conformación de cada tambo:

En ambos casos, las vacas de preparto se encontraban en un pique aparte, bastante desnivelado, con comida en comederos de cemento, rollo en portarrollos  y acceso al agua permanentemente (Figura 1).

Es necesario destacar que se observó alrededor de los portarrollos mucho desperdicio y pisoteo de los henos. Lo mismo sucedió en los comederos dónde se apreció signos de selección, pérdidas por suministro y pisoteo al lado de los mismos (Figura 2).

Con el fin de realizar un diagnóstico, en los dos campos se tomaron muestras de orina para medición de pH y se sangraron tres animales, dos con 48hs y uno con 96hs de parida para análisis de calcemia. La hipocalcemia fue evidente en todos los animales testeados ya que los valores de pH en orina fueron superiores a 8 y las concentraciones de calcio no superaron los 8 mg/dl (valor establecido 8.5-10.5 mg/dl).

En paralelo a esta visita, la empresa brindó información sobre la composición de las dietas de preparto y lactancia y las curvas de lactancia (datos no presentados en este trabajo).

Al  finalizar el primer recorrido a campo y el análisis de los datos productivos, se concluyó que:

  • La condición corporal general es buena, aunque algo excedida para el tipo de sistema productivo, siendo un problema a la hora de iniciar las nuevas lactancias.
  • Las ubres se encontraron “desinfladas” sin la suficiente preparación para la próxima lactancia.
  • No se observaron animales con enfermos, a excepción de algunas vacas con manifestaciones de problemas podales e indicios de edema de ubre.
  • Los animales no logran los picos de producción de leche que, por modificación genética, están capacitados a alcanzar. Además, las lactancias tienen malos inicios y son planas, no logrando los potenciales productivos esperados.

Propuestas y actividades realizadas

Además del factor genético, el pico de producción y la persistencia de la lactancia son influenciados por factores asociados al manejo nutricional (ej. inadecuado balance de la dieta), al estatus sanitario (ej. mastitis) y/o al ambiente de producción del rodeo (ej. estrés asociado al manejo y a instalaciones inadecuadas). Es de destacar que, de los factores anteriormente mencionados, el desbalance nutricional es uno de los más relevantes.

Por tanto, se propuso un cambio en la dieta preparto, disminuyendo la concentración energética y aumentando la cantidad de proteína dietária mediante el uso de urea protegida en la dieta; esto evitaría el excesivo engrasamiento de las ubres y  las prepararía para la futura lactancia. Sumado a esto, se adicionaron a la dieta sales aniónicas (SALES ANIÓNICAS MAX: 400 g/v/día), a fin de contrarrestar el exceso de potasio aportado por el rollo de alfalfa y disminuir los casos de hipocalcemia.

Todos estos cambio fueron realizados y el monitoreo de la evolución de los mismos fue mediante  el control de pH urinario y observación del estado del lote semanalmente. De esta manera, fue se adecuando la dosis de sales aniónicas y la dieta en la categoría preparto. Los resultados obtenidos fueron los siguientes:

1.     Estado general del lote

Durante las visitas semanales, se apreciaron vacas con una buena condición corporal, ubres sin edemas y mucho más marcadas. Los terneros, que aún se encontraban con las madres, estaban en perfecto estado, con mucha fuerza y vivacidad (Figura 3).

 Además, los encargados del tambo, comentaron que descendieron los casos de hipocalcemia y de retenciones de placenta; manifestando la tranquilidad que les representa esta metodología de trabajo y los excelentes resultados obtenidos.

2.     Variación del pH urinario

Al analizar semanalmente el pH urinario, se comprobó el efecto de las sales aniónicas (Tabla 2). A los  7 días de consumo,  se logró bajar el pH urinario de valores superiores a 8 y estabilizarlo debajo de 6. Esta tendencia continuó en el tiempo, siendo el pH en la semana 2 y 3  aún menor y estable (Figura 4).

En la semana 3, considerando los análisis de agua y  de los forrajes que contenían 3% de potasio, se sugirió mantener el consumo de SALES ANIÓNICAS MAX: 400 g/v/día para mantener el pH en este valor final (5.5).

Conclusiones Finales

El cambio logrado en este lote de vacas preparto con respecto a lo observado en la primera visita, fue considerable. El uso de sales aniónicas en la dosis recomendada tuvo un efecto directo en el descenso de los casos de hipocalcemia y mejoró las condiciones pre y post parto.

En la visita final a este campo, se observó, junto a los encargados del tambo, el resultado final obtenido en el lote preparto. Estos se encontraron convencidos de la eficacia de las sales aniónicas empleadas y destacaron la necesidad de comenzar a trabajar de la misma manera con las vacas en producción.

Florencia Pedrozo Licenciada en Biotecnología de la Universidad Nacional de Quilmes, promoción 2015.

Comenzó su carrera profesional en Cladan SA hace 5 años , desempeñando tareas de laboratorio dentro del departamento de I+D y hoy cumpliendo el rol de Extensión.

Mariano Morra: Integrante del equipo técnico comercial de Cladan

Facundo Feresin: Consultor técnico Cladan Nutrición y Salud Animal

Necesita asesoramiento para su granja? Contacte con nuestro equipo