Introducción

La hipocalcemia peri-parto en cerdas en general está asociada a una falta de inercia uterina durante el parto, lo que lleva a un aumento de la tasa de nacidos muertos (Miller, 2013). El calcio también será importante a lo largo de toda la lactación (Cromwell, 2010).
Sin embargo, la industria carece de una buena cantidad de referencias respecto a la prevalencia de hipocalcemia post-parto y de los resultados de su prevención utilizando diferentes suplementos (Hintz, 2013). Niveles de calcio sérico por debajo de 8 mg/dL llevan a una debilidad de las contracciones uterinas (partos mas prolongados, mayor cantidad de lechones muertos y mayor cantidad de placenta retenida) y a una mayor debilidad muscular con menor consumo de alimento y mayor retención de leche (Moinecourt, 2002).
Un relevamiento realizado por Roulleau y col. (2016) en cerdas industriales peri-parto obtuvo valores de calcemia entre 8,6 y 10,2 mg/dL, mientras que Hintz y Billing (2013) informan valores entre 9,2 y 10,1 mg/dL. En el primer caso los animales que presentaron valores por debajo del rango normal (9,0-13,0, Miller y col., 1994), tuvieron una fuerte asociación a los que presentaron un peor desempeño productivo, mientras que en el segundo caso se observaron animales muy cerca del límite inferior.
Existen diferentes factores nutricionales que pueden afectar la absorción de calcio. La disponibilidad del calcio de la materia prima y su solubilidad en el tracto digestivo son dos de los mas importantes.
Incluso se puede agregar a esto que la eficiencia de los enterocitos para el transporte activo del calcio a la sangre es un determinante clave en su absorción durante los momentos críticos donde aumenta su requerimiento.
El carbonato de calcio es la fuente mas utilizada en la nutrición de cerdos debido a su bajo costo. Su composición molecular combina un ion de carbonato con otro de calcio, dando como resultado una materia prima que contiene 38-39% de calcio.
El origen de su extracción determina sus propiedades físico-químicas, su solubilidad de ionización y por ende, su biodisponibilidad. Lo que mas afecta su digestibilidad es la eficiencia de los órganos digestivos para producir ácido para disolver el calcio y su habilidad para mantener el pH para ionizarlo, ya que solo de esta forma puede ser absorbido por los enterocitos. A un pH gástrico entre 1 y 2 el carbonato cálcico alcanza su máxima solubilidad (Sauvant, 2004).
 

Pidolato de Calcio

El pidolato cálcico es una molécula con fórmula C10H12O6N2Ca que se encuentra compuesta en un 13% por calcio y un 87% por ácido pidólico. Su solubilidad en agua es alta (250g/l) e independiente del pH en el cual se encuentra, a diferencia del carbonato cálcico (15 a 20 mg/l).
Por ello la absorción de este último solo se puede realizar en la primera porción del duodeno, mientras que el pidolato lo hace a lo largo de todo el sistema digestivo.


Cayon and Roquer, 2017

La absorción de calcio en la forma de pidolato se ha estudiado tanto en humanos como en diferentes especies de animales. En humanos la administración de pidolato permitió el incremento del calcio sérico en un 14,5%, mientras que otras fuentes con una concentración de calcio 6 veces mayor solo lograron elevar la calcemia en un 7,9% (Benoit y col., 2011).
En ratas su administración tuvo como resultado elevar el calcio sérico en un 65% a los 40 minutos y un 100% a las 3 horas (Marmo, 2011). Mas recientemente se administró a cerdas que tenían una calcemia de 8,6 mg/dL justo antes del parto y una semana después de su aplicación en el alimento presentaron una calcemia de 10,2 mg/dL, lo cual representa un aumento de un 18% (Roulleau y col., 2016).
El pidolato cálcico no solo es una fuente de alta biodisponibilidad de calcio, sino también una molécula que mejora la absorción de calcio de otras fuentes y que mejora la formación de complejos orgánicos de reserva de calcio. Esto se debe a que luego de la disociación del ácido pidólico y del ion calcio en el lumen intestinal ambos pueden ingresar a los enterocitos, siendo el pidólico precursor de la Arginina (Jones, 1985), aminoácido que integra en una proporción importante la proteína CaBP (Calcium Binding Protein), la cual se sintetiza en los enterocitos y es responsable del transporte activo de calcio de cualquier tipo de fuente, haciendo mas eficiente la absorción en los momentos mas críticos.
La capacidad de retención de calcio por parte de la cerda gestante se va reduciendo con los años, siendo mas eficiente la primípara que la multípara (4,4 vs. 3,1 g/día), de acuerdo a las observaciones de Moinecourt (2002).
El pidolato de calcio también se encuentra involucrado en la síntesis de colágeno debido a que el ácido pidólico también puede ser precursor de Prolina. Este aminoácido es uno de los constituyentes principales del colágeno, proteína que forma el 30% del tejido óseo.
Niveles mas altos de colágeno han dado lugar a huesos mas fuertes y de mayor capacidad de almacenamiento de macrominerales (Roulleau y col., 2015), lo cual se confirma por el hecho que se indique pidolato de calcio en humanos con problemas de osteoporosis o raquitismo (Rico y col., 1994). En el caso de la cerda hay que considerar que si existe una falta de calcio disponible en la ración durante la gestación o lactancia será movilizado el calcio del hueso: del 1 al 5% de su calcio puede ser utilizado para compensar la deficiencia. Incluso la demanda de calcio de su lechigada es prioritaria a la suya y sufrirá una crítica desmineralización si la deficiencia persiste (Moinecourt, 2002).

Efecto de la Utilización de Pidolato de Calcio en Cerdas

1 – Roulleau y col. (2008) – FRANCIA
Se utilizaron 3 lotes de 35 cerdas cada uno dividido en 2 grupos iguales y administró Pidolato de Calcio (Pidolin PCa) a razón de 1 Kg/T de alimento 8 días antes del parto y 8 días después.

 2 – Roulleau y col. (2016) – VIETNAM
Se utilizaron 52 cerdas a punto de parir y se dividieron en 2 grupos. Se administró Pidolato de Calcio (Pidolin PCa) a razón de 0,3 Kg/T de alimento desde 7 días antes del parto hasta el destete de los lechones.

3 – Roulleau y col. (2017) – VIETNAM
Se utilizaron 46 cerdas a punto de parir y se dividieron en 2 grupos. Se administró Pidolato de Calcio (Pidolin PCa) a razón de 0,3 Kg/T de alimento desde 7 días antes del parto hasta el destete de los lechones.

Conclusiones

El calcio es un mineral clave en la nutrición porcina y tiene un lugar destacado en múltiples procesos fisiológicos. Al día de hoy el carbonato cálcico es la principal fuente de este nutriente tanto por disponibilidad como por su costo. Sin embargo, sus limitaciones de solubilidad a diferentes niveles de pH y su variabilidad en calidad podrían poner en duda que en todas las etapas de producción se pueda esperar una óptima digestión y absorción del nutriente.
La oportunidad de analizar a nivel celular la absorción activa de calcio permitió la evaluación de nuevas moléculas como el pidolato de calcio, que además de ser una fuente altamente digestible de calcio también aumenta su transporte activo a la sangre y mejora la estructura ósea al aumentar la síntesis de colágeno.
En etapas críticas como la última semana de gestación y la lactancia, donde disminuye la absorción de calcio y aumentan los requerimientos, el uso de pidolato cálcico ha revertido cuadros de hipocalcemia leve, disminuyendo el tiempo de parto y la tasa de nacidos muertos por la mejora del tono muscular, pero mejorando los pesos de los lechones.
Autores: Roulleau, X. 1; Pollet, B. 1 y Melo, J. 2 Dietaxion SAS – Francia1; Alsacia Consultora – Material generado para el departamento de porcinos de Cladan Nutrición y Salud Animal