Una de las ventajas más notables en la crianza artificial del ternero es la posibilidad de utilizar subproductos de la industria lechera y derivados, cuyos precios son inferiores que la leche entera. El desarrollo tecnológico de la producción de terneros ha permitido que se hayan obtenido resultados satisfactorios en el uso de sustitutos lácteos.

Los sustitutos lácteos o lacto-reemplazadores son productos que simulan a la leche natural que se suministra al ternero, pero siempre debe ir acompañado de un alimento seco que cuando se reconstituye, se disuelve o mantiene en suspensión sus componentes, puede sustituir la leche materna con resultados satisfactorios. Se ha indicado que las razones para su utilización son necesarias y económicas.

Productos y subproductos utilizados en la elaboración de reemplazadores lecheros y su relación con la capacidad enzimática del ternero.

VENTAJAS DEL USO DE LACTO-REEMPLAZADORES

Una de las ventajas más notables de la crianza artificial del ternero es el uso de los productos de la industria lechera y derivados cuyos precios son menores que el de la leche entera. El desarrollo tecnológico en la producción de terneros ha permitido que se hayan obtenido resultados satisfactorios en el empleo de los reemplazadores lácteos. Cuando se emplea leche sola en la crianza de la ternera consume no menos de 345 kg de leche por animal, pero cuando se emplea el reemplazador el consumo se reduce a 145 kg de leche entera y 30 kg de éste producto. Entonces 1 kg de reemplazador sustituye entre 6 y 7 kg de leche fresca, lo que reduce el costo de alimentación del ternero en unas cuatro veces.

CARACTERÍSTICAS DE UN BUEN SUSTITUTO LECHERO

Un buen sustituto debe tener un 25 % de proteínas, 15% de grasas, 53% de carbohidratos y un 7% de cenizas. Las fórmulas de sustitutos lecheros tienen en su constitución aspectos comunes y se caracterizan por contener nivel del 50 – 70 % de leche descremada (Chongo, 1986), aunque existen sustitutos con menos nivel de leche descremada del 30 – 50%. Los sustitutos lecheros deben ser solubles en agua, ansiosamente consumidos por los terneros, poseer una digestibilidad alrededor de un 90 – 95 %, un adecuado contenido de aminoácidos esenciales y no tener efecto adverso para el crecimiento y la tasa de conversión.

Todo buen sustituto debe cumplir con los siguientes requisitos:

♦ Suministrar un adecuado aporte de nutrientes fácilmente digestibles, utilizables por el ternero para cubrir sus requerimientos.

♦ Aportar un contenido equilibrado de aminoácidos esenciales.

♦ Ser altamente soluble en agua.

♦ Poseer propiedades de suspensión en el agua que permita una mezcla homogénea.

♦ Tener baja velocidad de sedimentación.

♦ Estar libre de factores tóxicos.

♦ Ser estable en el tiempo.

♦ Poseer una buena palatabilidad.

♦ Ser factible de producir (su costo no debe exceder al de la leche).

♦ Tener producción uniforme y disponibilidad permanente.

♦ Estar libre de antibióticos.

INGREDIENTES UTILIZADOS PARA LA ELABORACIÓN DE SUSTITUTOS LECHEROS

Comúnmente en la formulación de sustitutos se han utilizado materias primas de mala calidad no aptas para el consumo humano, como leches descremadas alteradas por sobrecalentamiento o productos caducados. Los terneros representan el filtro de la producción y mientras mejores sean los alimentos que se les suministre, mejor será su crecimiento y desarrollo. La clave está en la naturaleza de los productos utilizados. Si se incluyen materias primas de buena calidad y a niveles adecuados, los sustitutos lácteos satisfacerán las necesidades de los terneros de forma óptima y mejorarán su rendimiento en cuanto a crecimiento y desarrollo. Los ingredientes se escogen por sus riquezas nutricionales siendo los más importantes las fuentes de proteína y energía.

Las principales fuentes de proteína utilizadas en la actualidad en la elaboración de sustitutos lácteos provienen de los subproductos de la industria de la leche, productos derivados de la soja y productos derivados del pescado. Existen otras fuentes de proteína que han sido menos estudiadas como componentes en la mezcla para sustitutos lácteos, como derivados de trigo o maíz. Las proteínas pueden ser clasificadas como excelentes, aceptables e inferiores, dependiendo de los resultados obtenidos con su utilización, en cuanto a ganancia de peso, incidencia de diarreas y otras alteraciones.

La energía es uno de los componentes más limitantes en los sustitutos lácteos; en condiciones naturales el ternero depende energéticamente de la grasa láctea. La otra fuente energética de la que dispone el ternero es la lactosa que se encuentra en concentraciones cercanas al 40% de los sólidos totales de la leche, siendo eficientemente utilizada por el ternero en estos niveles. Debido a que la grasa es el componente de mayor costo en la formulación de sustitutos lácteos, se han probado distintas fuentes de energía a partir de carbohidratos sin buenos resultados, debido a que el ternero es incapaz de metabolizar eficientemente el almidón, maltosa, sucrosa o dextrinas por la falta de enzimas digestivas. Al no poder incluir otra fuente de carbohidratos en los sustitutos se incorpora la lactosa en concentraciones muy altas, superiores al 46% de materia seca, lo que puede conducir a un cuadro diarreico de origen dietético. Un sustituto tendrá mayor valor nutritivo mientras mayor proporción de grasa incluya en su formulación. El nivel ideal de inclusiones es del 18 – 22%. La fórmula más usada en la elaboración de sustitutos lácteos corresponde a una mezcla de grasa de origen animal (sebo bovino y manteca de cerdo) y aceites vegetales (aceite de coco, palma o soya), normalmente en una proporción 3 a 1. Las fuentes que generalmente aportan lactosa en un sustituto lechero son la leche descremada, el lactosuero y en menor proporción el suero de manteca seca que contienen 50% – 55%, de 63% – 80% y 36% – 49%, respectivamente de lactosa en la materia seca (Vázquez, 1988). El contenido energético de un sustituto esta determinado por el porcentaje de lactosa y de grasa, que este último varia entre un 10 – 22%, sin embargo, los niveles energéticos en la ración no están bien determinados, debido a las interacciones con el medio ambiente (frío o calor), la energía derivada del funcionamiento ruminal (Si consume alimento sólido) y la diferencia en la utilización metabólica, tanto de la grasa como de los carbohidratos, por lo que en las formulaciones hay varios criterios de aportación energética. Dentro de las fuentes de energía más utilizadas para la formulación de un sustituto, la más importante debido a que es la más incorporada, es el sebo bovino, le sigue en importancia la manteca de cerdo y aceites vegetales. Estas fuentes deben ser emulsificadas para lograr su estabilización y aquellas que tengan un alto grado de insaturación se les adicionará vitamina E como antioxidante.

VALORACIÓN DE ALGUNOS ASPECTOS QUE INCIDEN EN EL PROCESO DE CRIANZA DEL TERNERO

Con el uso de sustitutos lácteos, es posible ahorrar 180 litros de leche fresca por ternero, comparados con la utilización de leche fresca, de esta manera, con un Kg de sustituto lechero, se pueden sustituir 5.81 litros de leche.

CONCLUSIONES

Las características anatómicas y fisiológicas de los terneros le confieren una adaptabilidad y una elevada potencialidad de su sistema digestivo que le permite el tránsito de un alimento como es la leche entera por otro como es el sustituto lechero y obtener buenos resultados. Es oportuno señalar en la práctica la necesidad de realizar un correcto manejo del sustituto, de forma que se logre compatibilizar un crecimiento armónico de cada una de las etapas del desarrollo. Con el conocimiento actual que se tiene, de la utilización de los sustitutos es posible explicar adecuadamente las ganancias que se obtienen, así como diseñar estrategias de manejo que permitan desarrollar sistemas de explotación y utilización de los sustitutos lácteos en correspondencia con las condiciones presentes en nuestro país. Se debe continuar profundizando el estudio de la utilización de los sustitutos lácteos, con el propósito de mejorar el comportamiento animal, a fin de ahorrar leche y garantizar el aporte de nutrientes necesarios en calidad y cantidad para lograr un desarrollo y crecimiento adecuado del ternero.

Ing. Zoot. Lina Savino Sema

BIBLIOGRAFÍA

  1. Alimentación del Ternero. Infoservet. UNAH. Disponible en : http://infoservet/root/sporte/ppt/(NUTRICION)%20Alimentacion%Terneros. [Consulta: 11 del enero del 2006]
  2. Chongo, B; García, R. 1985. Digestión en íleon de terneros alimentados con leche fermentada con adiciones de concentrado.
  3. Church, DC. 1988. El Rumiante. Fisiología digestiva y nutrición utilis), en la alimentación del ternero. La Habana, 91 p. Tesis (en opción al grado de Doctor en Ciencias.
  4. www.producciónanimal.com.ar