Una auditoria del servicio sanitario del país interesado verificó el sistema de control de la producción y elaboración de productos y subproductos bovinos y ovinos.

Una delegación del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA) de Colombia auditó el sistema de producción y elaboración de productos y subproductos cárnicos bovinos y ovinos nacional con el objetivo de iniciar la apertura de ese mercado para importación.

En la sede central del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) tuvo lugar una reunión final encabezada por el director nacional de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, Alejandro Fernández, y el coordinador general de Asuntos Zoosanitarios Internacionales de la Dirección Nacional de Sanidad Animal, Mariano Ramos.

Durante el encuentro los inspectores colombianos manifestaron que, con algunas excepciones, encontraron similares características entre los sistemas de control de la producción cárnica de ambos países.

“También se interiorizaron en los distintos programas existentes en la Dirección Nacional de Sanidad Animal en lo que respecta las distintas patologías animales como aftosa, scrapie, tuberculosis y el sistema de señalización de los animales”, indicó Angela González Gentile, coordinadora general de Gestión Técnica e Inocuidad y Calidad Agroalimentaria del Senasa.

El resultado de la auditoría fue “satisfactorio”, confió la profesional del Senasa.

“En el término de unos 60 días vamos a recibir el informe final de los auditores y luego empezaremos a ver cómo implementar las equivalencias que falten para lograr la apertura del mercado colombiano a estos productos”, aseguró González Gentile.

Durante su recorrida, que se inició el pasado lunes 17 de febrero, los auditores de Colombia recorrieron frigoríficos de ovinos en la Patagonia, de bovinos en la provincia de Buenos Aires y el Laboratorio Nacional del Senasa, ubicado en la localidad de Martínez.

En este último recorrieron las instalaciones, donde comprobaron su calidad y funcionamiento, y analizaron, con autoridades y profesionales, el sistema diagnóstico en las áreas de microbiología y residuos químicos en carnes ovinas y bovinas.