El productor lechero está constantemente preocupado por realizar una adecuada crianza de las terneras de reposición considerando que ello permitirá una expresión de su potencial genético. Una forma de evaluar si el proceso de crianza y recría esta dentro de lo técnicamente correcto es determinar si el peso de la terneras al destete y al encaste alcanzan el 30% y 60% del peso adulto, respectivamente, independiente de la raza del plantel.

Dentro del proceso de generación de reposición, la etapa que requiere mayor cuidado y/o dedicación es hasta el destete. En esta etapa, está clara la importancia de la ingesta de calostro durante las primeras dos horas de nacimiento de la ternera. Posterior a este punto viene todo lo que tiene que ver con las características de la dieta láctea, la cual puede estar constituida por leche entera o por sustituto lácteo y en algunos casos por leche de descarte. Se debe tener en claro que la leche de descarte, la cual se caracteriza por presentar un alto contenido bacteriano y residuos de antibióticos, resulta la menos adecuada para ser suministrada a las hembras por sus características higiénicas y riesgos infecciosos que podrían manifestarse a futuro.

Ante la decisión de utilizar sustituto lácteo o leche de descarte en la dieta es necesario tener algunas consideraciones que son relevantes para lograr su adecuada utilización en el ternero, algunas de la cuales se indican a continuación:

Sustituto lácteo

En cuanto al contenido proteico del sustituto lácteo, puede fluctuar entre 18% y 22%, es el responsable de suministrar los aminoácidos esenciales para la síntesis del tejido muscular en los animales. En la elaboración del sustituto son diversas las opciones que se utilizan para alcanzar este contenido proteico, teniendo claro que según la fuente puede variar su biodisponibilidad para el animal. Al respecto, en la Tabla 1 se mencionan las más adecuadas y recomendadas:

Tabla 1. Fuentes de proteína utilizada en sustitutos lácteos (Chester-Jones y Broadwater, 2009)

En cuanto al porcentaje de grasa del sustituto, esta fluctúa entre 10% y 22%, constituye una fuente de energía concentrada y es capaz de suministrar 2,25 veces más energía que la generada por carbohidratos. El nivel de contenido graso del sustituto lácteo está asociado directamente a las condiciones ambientales en que son mantenidos, por lo general se sugiere para climas fríos utilizar sustitutos con altos niveles de grasa, la cual debe contar con una alta digestibilidad. Para el caso de climas con bajas temperaturas se sugieren sustitutos con al menos un 20% de grasa.

Otro componente del sustituto es el porcentaje de fibra, al respecto se debe tener en claro que se refiere al contenido de carbohidratos insolubles y por lo tanto no utilizables para el ternero en esta etapa de su vida. Sin embargo, se debe destacara que el contenido de fibra de un sustituto está indicando indirectamente la fuente de proteína utilizada en su formulación. Por lo tanto, cuando el contenido de fibra es mayor a 0,2% indica que la proteína es de origen vegetal como por ejemplo soya, lo cual no es deseable.

Durante el primer mes de vida del ternero, los requerimientos de proteína y energía para cubrir gastos de mantención provienen de la leche, por lo tanto cobra mayor relevancia las características nutricionales que posean los sustitutos lácteos considerando que ellos deben remplazar el aporte nutricional de la leche materna. Al respecto, y en base a la calidad nutricional del sustituto (proteína, grasa y fibra) se determinó que para suministrar la misma energía que hace la leche entera se requiere entre 1,4 y 1,7 litros de sustituto lácteo (Mella, 2014).

Leche de descarte

En primera instancia es necesario señalar que se entiende como leche de descarte aquella que cumpla con algunas de las siguientes condiciones:

  1. Calostro con sangre, la cual proviene de los primeros días de ordeña después del parto.
  2. Leche con alto recuento de células somáticas pero sin antibióticos.
  3. Leche con alto recuento de células somáticas proveniente de vacas en tratamiento con antibióticos.
  4. Leche con bajo recuento de células somáticas proveniente de vaca en tratamiento con antibióticos por alguna patología (cojera, problema digestivo, etc).

En la condición de utilizar leche con alta carga de patógenos se recomienda no suministrarla a terneras por la posible transmisión de patógenos, sin embargo es un alimento que puede ser ofrecido a terneros machos luego de un tratamiento que permita reducir su carga bacteriana. Según la información de la Tabla 2, existen bacterias que se inactivan cuando el sustrato en que se encuentran presenta un pH inferior a 5,0 y otras bajo 4,4. Por lo tanto, la opción de utilizar la leche de descarte como un alimento higiénicamente seguro es viable siempre que la leche tenga un pH inferior a 4,5, lo cual se puede lograr mediante la aplicación de ácido fórmico o ácido acético (Figura 1).

Tabla 2. Rango de pH óptimo y crítico para bacterias asociadas a la leche.

Figura 1. Población bacteriana presentes en leche tratada con ácido fórmico.

Preparación de leche acidificada

En estudios llevados a cabo en INIA Remehue, se ha determinado que para lograr esta condición de pH inferior o igual a 4,0, es necesario aplicar 3,3 cc de ácido fórmico/litro de leche o bien 13 cc de ácido acético/litro de leche, siendo este último producto el que entrega una mayor seguridad en su manipulación. Cabe señalar que el uso de sustituto lácteo frío acidificado implica que la leche debe estar a temperatura ambiente al momento de aplicar el aditivo, para ello y como una forma de simplificar la preparación se sugiere el uso de una lavadora para facilitar la dilución del sustituto en agua fría, el cual debe ser vaciado en un envase plástico donde se aplicara el aditivo. Foto 1. Una vez preparado la leche debe ser mantenida en un lugar fresco y en un envase plástico tapado, y cada vez que se suministre la dieta láctea, la leche debe ser agitada para obtener un producto más homogéneo, el cual será ofrecido a temperatura ambiente.

Figura 1. Preparación y suministro de sustituto con agua fría.

Entre las ventajas que tiene el uso de la leche acidificada se pueden señalar:

  • La leche siempre será suministrada a la misma temperatura.
  • La leche puede ser suministrada por cualquier persona, solo debe preocuparse de agitar la leche, suministrarla y asegurarse que todos los terneros beban.
  • La preparación de leche se puede realizar solo una vez a la semana.

Uso de leche acidificada en alimentación de terneros.

Al evaluar el efecto del uso de leche acidificada fría en la dieta de terneros machos de biotipo lechero se obtuvo que la ganancia de peso diaria no se vio afectada, lo cual resulta ser positivo ya que detrás de ello implica simplificar el sistema de crianza. Tabla 3.

Considerando los resultados obtenidos y con el objetivo de simplificar el esquema de crianza, pero sin afectar los resultados productivo, se llevó a cabo otra experiencia que considero reducir la frecuencia de suministro de leche, esto significó aumentar la concentración de sustituto al doble, vale decir la relación agua: sustituto paso de 1:8 a 1:4, y de esta mezcla ofrecer diariamente solo 2 litros en la mañana a temperatura ambiente. Como resultado se obtuvo una mayor ganancia de peso e ingesta de concentrado, siendo esto último favorable para acelerar el desarrollo ruminal.

Tabla 3. Resultado productivo obtenido por el suministro de leche fría acidificada en concentración tradicional y doble.

Por lo tanto, ante el manejo de la dieta láctea de los terneros se sugiere lo siguiente:

  • En la compra del sustituto considere además de los aspectos de precio sus características nutricionales.
  • Al utilizar leche de descarte a machos asegure su condición sanitaria a través de la aplicación de un aditivo acidificante.
  • El uso de leche fría acidificada es una alternativa que permite reducir trastornos digestivos por variación de temperatura del sustituto al suministrarla, facilitará la labor del ternerero y permite llevar a cabo su reemplazo sin generar problemas en la crianza de las terneras.

Este informativo fue financiado por el proyecto PDT INNOVACHILE-CORFO 12 PDt-16713 “Optimización de la crianza de hembras de reemplazo de lechería mejorando aspectos económicos y productivos del rebaño a través de difusión y transferencia de nuevos instrumentos y metodologías tecnológicas, para aumentar la competitividad de los productores lecheros de la Región de Los Lagos”, ejecutado por INIA, con el apoyo de Futurolac S.A. y Acoleche AG.

Publicado Originalmente en Manuales INIA