La iniciativa busca trazar una estrategia a nivel nacional a largo plazo, garantizando el derecho a una educación ambiental gratuita, federal, apartidaria y constante.

Por 215 votos positivos, 7 negativos y 18 abstenciones, la Cámara de Diputados aprobó y giró al Senado un proyecto de ley para implementar la Educación Ambiental Integral (EAI) en todo el país.

El proyecto prevé una “Estrategia Nacional” como instrumento de planificación, la cual será coordinada entre el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y el Ministerio de Educación, con competencias y facultades diferenciadas. A su vez, se articulará con las universidades, las provincias y la Ciudad de Buenos Aires.

El texto, que comenzará a ser tratado la semana próxima por el Senado, también crea la “Coordinación Ejecutiva” de dicha estrategia, con representación de distintos sectores y un Consejo Consultivo de asesores, entre los cuales podrán ser parte legisladores de las comisiones de Ambiente y Educación del Congreso.

A pesar de que muchas jurisdicciones han avanzado en su propia normativa y programas relativos a la materia, su desarrollo es desigual, lo que implica que gran parte de la población del país aún no cuente con la oportunidad de formarse. Desde el sector ambiental explican que este desconocimiento se traduce en la agudización de la crisis climática y ecológica. “Esta ley nos permitirá incluir contenidos ambientales en todos los niveles educativos, lo que construirá una ciudadanía crítica y con conciencia ambiental, garantizando un mejor presente y futuro”, dijo Juan Cabandié, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación.

En la Argentina, las leyes de educación nacional 26.206 y la ley general de ambiente 25.675 ya reconocen el derecho a la educación ambiental. Y si bien muchas provincias y municipios han avanzado con su propia legislación y programas en la materia, nuestro país no cuenta con una ley que otorgue herramientas para una implementación articulada en todo el país.

“Esta ley es la piedra fundacional del cambio de paradigma nacional que necesitamos. Debemos evolucionar hacia una Argentina sostenible”, afirmó Máximo Mazzocco, fundador de Eco House Global, una organización impulsora de esta ley y que ya educó a más de 70.000 alumnos en la materia.

“Necesitamos urgente una estrategia educativa nacional, apartidaria, participativa y constante para avanzar en la materia. Hoy, en plena crisis socioambiental, las organizaciones de la sociedad civil tenemos la enorme responsabilidad de traccionar la educación ambiental en el país, con muy pocos recursos y miles de carencias. Es hora de que el Estado cumpla con su deber”, agregó el referente.