Estrategias no antibióticas para lograr una correcta salud intestinal

Estrategias no antibióticas para lograr una correcta salud intestinal

El uso rutinario de antibióticos en las granjas suele tener varios problemas que ocasionan muchas veces que su respuesta no dure a lo largo del tiempo.

Sabemos que las bacterias tienden a generar resistencia, y eso nos obliga a hacer rotaciones, pero también sabemos que muchas veces la forma de administración no termina siendo la correcta en lo que refiere a las dosis efectivas, ya sea por calidad de mezclado (para el caso de los Premix) o por la calidad del agua, y esto acelera la prescripción del tratamiento.

Otra cuestión no menos importante es que al realizar un tratamiento con antibióticos, afectamos negativamente la flora intestinal benéfica de los animales. Estos microorganismos cumplen una función importante al ocupar los mismos lugares de unión en la pared intestinal que los requeridos por los patógenos para generar sus efectos.  Al eliminarlos dejamos abierta la posibilidad de una reinfección posterior a la finalización del tratamiento.

Adelantarse a la aparición del problema

Cuando pensamos en una estrategia no antibiótica, lo ideal es adelantarse a la aparición del problema ya que generalmente lo que vamos a buscar es generar un medio ambiente intestinal poco atractivo para el desarrollo de los patógenos. Existen distintas estrategias para lograr este objetivo:

  • En mucho casos, buscaremos incentivar a través de nutrientes el desarrollo selectivo de la flora benéfica, logrando así inclinar la competencia en favor de los microorganismos que si queremos que estén.
  • Otra estrategia es interferir con la capacidad de adhesión de los patógenos a la pared intestinal bloqueando su acción.
  • También podemos trabajar sobre el sistema inmunitario inespecífico del tracto gastrointestinal, logrando que las defensas estén “más alertas” a la aparición de los patógenos.

Nuestra solución

En Cladan actualmente estamos trabajando con un producto llamado CELMANAX que cumple todas estas acciones. Este es elaborado a partir del cultivo de levaduras que, por la acción de enzimas específicas, logra una alta concentración de los componentes  con acciones positivas, pero también  una alta biodisponibilidad a nivel del intestino.

Esto nos permite llevar adelante dos tipos de estrategias:

  • Trabajar sobre los reproductores en la etapa de la gestación y lactancia, buscando generar una mejor calidad de calostro, y por otro lado, una menor descarga de patógenos dentro de la jaula de maternidad. Esto nos llevaría a tener un lechón más saludable , y por lo tanto con mejor peso al destete.
  • Otra forma de trabajo sería trabajar directamente sobre los lechones, en lugares donde la aparición de diarreas pueda ser frecuente, o estemos haciendo tratamientos con antibióticos desde hace mucho tiempo.
  • A su vez, ambas estrategias se pueden combinar donde la situación lo requiera.

En Cladan trabajamos buscando distintas alternativas no antibióticas para lograr tener una buena salud intestinal. Varias son las motivaciones, por un lado, un futuro próximo, que empieza a exigir, a través de los consumidores, un uso limitado de los antibióticos (cuando no “Libre de antibióticos”), pero también un presente en donde vemos granjas donde los antibióticos no dan una respuesta totalmente efectiva y logre mantenerse estable a lo largo del tiempo.

En Cladan creemos que este tipo de productos pueden ser de gran utilidad.

Uso responsable de antibióticos y breve repaso por la paleta de aditivos que ofrece Cladan

Uso responsable de antibióticos y breve repaso por la paleta de aditivos que ofrece Cladan

Durante su Asamblea General en septiembre de 2016, las Naciones Unidas reconocieron que “La resistencia a los antimicrobianos reduce nuestra capacidad de proteger la sanidad de los animales y, por lo tanto, constituye una amenaza para una alimentación segura y sostenible”

Preservar la eficacia de estos medicamentos que salvan vidas, así como su disponibilidad y su eficacia en el uso humano y veterinario, es esencial para proteger nuestro futuro. Sin embargo, el empleo indebido de agentes antimicrobianos ha acelerado drásticamente la aparición de la resistencia a los agentes antimicrobianos que constituyen recursos esenciales para proteger la salud pública, la seguridad alimentaria, la inocuidad de los alimentos y así como la sanidad y el bienestar animal.

Desde Cladan entendemos la fuerte asociación entre nutrición y salud intestinal, para ello es fundamental dar un enfoque holístico a este nuevo desafío, con mejoras en la sanidad, manejo y nutrición.

Referido a manejo, siendo muy exhaustos con cuestiones de ambiente (higiene, ventilación, densidad) posiblemente la medida más importante será el incremento de la edad al destete, siendo muy cuidadosos a la vez de evitar una mayor transmisión vertical de patógenos.

Referido a la nutrición, será necesario tomar una serie de medidas que se pueden agrupar en cinco líneas:

-Modificación del perfil nutricional, ajustando posiblemente la energía y especialmente la proteína a la baja, e incremento de la fibra insoluble.

-Materias primas con mayor digestibilidad de las fuentes proteicas

-Presentación del alimento, tratando de aumentar el tamaño de partícula y presentación en harina en las granjas más problemáticas.

-Asegurar la calidad del agua mediante su correcta potabilización, ya que el agua será un vehículo clave para la medicación oral con la administración de aditivos para tratamientos preventivos y curativos.

-Uso de combinaciones de aditivos, que regulen la flora y promuevan la salud y la fisiología digestivas.

Sobre este último punto desde Cladan venimos desarrollando con nuestros proveedores internacionales sumado a nuestro departamento de Innovacion + Desarrollo una paleta de aditivos para acompañar en base a una experiencia previa este nuevo desafiò que se enfocara en el uso responsable de antibióticos.

Es muy difícil que un aditivo solo sea capaz de simular el efecto de la adición de antibióticos u otros promotores de crecimientos. Por ello, será necesario combinar grupos de aditivos en agua y en alimento, para actuar de manera preventiva y curativa.

Entre los grupos de aditivos, los ácidos orgánicos (AO) son los de mayor difusión. Los AO (fórmico, propiónico, láctico y benzoico fundamentalmente) son muy eficaces controlando los patógenos en el alimento. También son muy eficaces fortaleciendo la barrera antimicrobiana del estómago, impidiendo la infección y/o reinfección de diversos patógenos. Los AO se pueden combinar con sus sales, lo que facilita mucho su manejo. La mayor limitación de los AO es que son pH-dependientes, pues son mucho más eficaces en su presentación no disociada (por tanto el ambientes ácidos), y pierden su actividad en pH neutros (resto del digestivo a partir del estómago). De ahí que combinamos Acidos Organicos con distinto pka, para que vayan actuando según condiciones del intestino y los desafíos que se presentan.

HYGEN PRO es un premix fitobiótico mezcla de ácidos orgánicos y sus sales con extractos de plantas, eficaz en el control de bacterias Gram +/-. está compuesto de ácidos orgánicos protegidos capaces de llegar a tramos distales del intestino liberándose lentamente. Tiene un fuerte efecto promotor, bactericida e inmunoestimulante, con buenos resultados comprobados frente a Haemophilus parasuis.

Sus componentes tienen efecto en la nutrición del enterocito mejorando la integridad intestinal.

Los ácidos grasos de cadena media (AGCM) son otro grupo emergente, bien sea en su presentación como ácidos o como monoglicéridos (MG). Se utilizan tanto por sus efectos antibacterianos como por sus efectos fisiológicos. Los AGCM son unos potentes reguladores de la flora, siendo eficaces tanto frente a bacterias gram – (E. coli, Salmonella,), como frente a bacterias gram + (Clostridium, Staphylococcus, Streptococcus) y promueve la flora lactica. En su plano fisiológico, destaca el ácido butírico en sus diferentes presentaciones (sales, monobutirina, tributirina), cuya inclusión potencia la salud intestinal.

El tercer grupo de compuestos de interés creciente son los aceites esenciales. Éstos se pueden suministrar bien como extracto de planta, o como compuestos puros de síntesis. En el formato de extracto la principal limitación es la gran variabilidad entre cosechas, lo que limita la garantía de concentración en compuestos activos, aunque como elemento positivo aporta un conjunto de compuestos con diferentes actividades. Si se aportan como compuestos puros, se asegura un contenido estable de compuestos activos, lo cual se ajusta mucho mejor a las prácticas ganaderas. El uso de aceites esenciales está basado igualmente en sus potentes efectos antibacterianos de amplio espectro, y sus efectos fisiológicos. Entre los compuestos de mayor relevancia destacan el carvacrol, el timol y el cinamaldehído.

Los compuestos secundarios de las plantas de clavo, orégano o ají, por ejemplo, aumentan la secreción de saliva, de los jugos digestivos y enzimas, mejorando así la palatabilidad y digestibilidad del alimento. Los efectos antibacterianos de algunos extractos de especias han sido científicamente demostrados in vitro e in vivo. Para evitar el déficit de alimentación en situaciones relacionadas con el estrés o durante la enfermedad, es importante aumentar la ingesta de alimento mediante la estimulación de los sentidos del olfato y del gusto de los animales.

ACTIVO, nuestra propuesta en aceites esenciales en su composición cuenta de grasa vegetal hidrogenada, mezcla de compuestos activos de aceites esenciales y extractos de hierbas.

ENZIMAS Y COMPLEJOS MULTIEZIMATICOS

Uno de los problemas de salud y alimentación para cerdos destetados es que tienen un alto potencial para el crecimiento, por lo que necesitan una dieta rica en proteínas de alta densidad para apoyar ese crecimiento. Sin embargo, tienen el sistema gastrointestinal y los distintos actores de producción enzimática inmaduros, lo que dificulta digerir ese alto nivel de proteína.

Nuestro complejo multienzimatico AXTRA® XAP  aumenta la digestibilidad de los ingredientes de los alimentos haciéndolos mas disponible para el animal, aumenta  la degradación de componentes tales como proteínas anti-nutricionales y alergénicos por lo que se absorben más fácilmente en el sistema digestivo

Esto beneficia el rendimiento, la morfología intestinal, y disminuye la respuesta inflamatoria

AXTRA®PHY es la fitasa más avanzada, que degrada el fitato anti-nutriente de forma rápida y completa en el estómago y la parte superior del tracto digestivo. Esto libera fósforo, calcio, proteína y otros minerales a partir del fitato, dejando más disponibles estos nutrientes para el crecimiento y la eficiencia del alimento.

Axtra® PHY descompone el IP6 más rápido y más completamente, reduciendo los efectos anti-nutricionales de fitato.

Aumenta la digestibilidad de los nutrientes para impulsar un mejor crecimiento y mejores índices de transformación del alimento.Maximiza la reducción de costos de alimentación a través de valores de matriz basados en evidencias

PREBIOTICOS

CELMANAX

Es un compuesto derivado de la hidrolisis de células de levaduras. Al someter las levaduras a esta biotecnología durante la fermentación y reproducción se obtienen diferentes elementos como ser alcholes, acidos organicos, aminoácidos y carbonatos funcionales refinados a lo que llamamos en su conjunto “ cultivo de levadura”. A su vez la estructura de la pared de la levadura es sometida a enzimas  específicas que liberan de la capa protectora MOS, BETA GLUCANOS Y PROTEINA. El MOS a su vez es expuesto a una segunda enzima que produce la liberación de la D- Manosa la cual se liga a pili de E. Coli, salmonella actuando como prebiótico. La D- Manosa a su vez alimenta la poblacion benéfica que estimula la salud intestinal. Los Betaglucanos se ligan a micotoxinas y a su vez estimulan el sistema inmune. De estos procesos enzimáticos se liberan aminas que junto a los carbohidratos funcionales refinados forman compuestos con galactosamina que van a tener control contra Eimeria y Criptosporidium. Sumado a esto se vio con la utilización del producto beneficios en conversión alimenticia y acompañar el desempeño en estrés calórico.

INMUNOGLOBULINAS ESPECIFICAS.

La obtención de nuestras inmunoglobulinas especificas GLOBIGEN se logran a partir de un complejo proceso de inoculación de patógenos a diferentes grupos de ponedoras destinadas a un agente específico para lograr obtener en ellas un solo tipo de anticuerpo que luego es combinado a otros anticuerpos obtenidos de grupos de ponedoras sometidos a otros agentes logrando un pool de anticuerpos a bacterias y virus específicos para cada etapa donde se produce el desafio.

Las pérdidas en la maternidad ocurren normalmente durante los primeros siete días de vida como los lechones nacen con casi ninguna protección inmune. La ingesta de inmunoglobulinas fuera del calostro por lo tanto, es de vital importancia. Además de la limpieza y la alimentación especial, la supervivencia de los lechones se puede mejorar mediante dos estrategias adicionales que apoyan el efecto del calostro: uno directo, es decir, la aplicación de las inmunoglobulinas (IgY a partir de huevos) para lechones y apoyo al sistema inmunológico en el intestino, o de forma indirecta uno, lo que significa suministro de IgY para la cerda y por lo tanto manteniendo la presión patógena en la unidad de parto tan bajo como sea posible.

Estrategia 1: Mantener la presión patógena en la unidad de parto lo más bajo posible

Como la mayoría de los patógenos a los que se expone el lechón durante sus primeros días de vidas están dentro de la cerda al ser excretados  junto con las heces, la estrategia debe ser mantener la cantidad de patógenos posiblemente excretados por la cerda lo más bajo posible, entonces el objetivo es “desactivar” estos patógenos y hacerlos inofensivos para los lechones. Para ello podemos administrar inmunoglobulinas de huevo (IgY) a la cerda a través de su alimentación (GLOBIGEN). Las inmunoglobulinas de huevo se unen a los patógenos dentro del tracto intestinal. En este complejo de los patógenos ya no están activos, y estas formas inofensivas pueden ser ingeridas por los lechones sin peligro.

Estrategia 2: Apoyo lechones directamente con la administración de inmunoglobulinas

El objetivo es reforzar la inmunidad local en el tracto gastrointestinal mediante el aumento de la cantidad de inmunoglobulinas de huevo (IgY) directamente a los lechones (Globigen® Pig Doser) . Esto se logra por lo general con una jeringa sin aguja o dosificador oral especial. Estas se pueden unir a los gérmenes dañinos en el intestino, evitando la unión a la pared intestinal y la reducción de la incidencia de diarrea. La diferencia está en el grado de eficacia y especificidad.

Globigen® Jump Start es un suplemento alimenticio con inmunoglobulinas de huevo naturales que se utilizan para los lechones durante las primeras fases de alimentos pre y pos destete.

Es importante apoyar a los lechones  durante los períodos críticos en el comienzo de su vida

POLIFENOLES

Los polifenoles desarrollan astringencia a nivel intestinal, con lo que permiten modular la peristalcia y disminuír problemas de tránsito rápido y/o mala absorción, característicos en la etapa de destete o cambios en la formulación, facilitando la disponibilidad y absorción de todos los nutrientes. Tienen efecto sobre el control de patógenos como ser Clostridios, ayudando al desarrollo de la microbiota intestinal, favoreciendo el desarrollo de lactobacilos y bifidobacterias. Los polifenoles se utilizan como alternativas de promotores de crecimiento naturales para optimizar los parámetros productivos y controlar la calidad de las deposiciones y disminución de olores. Nuestros blends que contienen polifenoles son BUTAN, NATURPHEN Y NUTRI Q .

PROBIOTICOS

Respecto a este tipo de aditivo, no queremos dejar de mencionar que nuestro departamento de I+D esta terminando de desarrollar distintos tipos de bacilos y lactobacilos que, sea por exclusión competitiva o por bacteriocinas liberadas tienen efectos sobre la microbiota y la digestibilidad de los alimentos.

Consideraciones finales sobre uso de aditivos

Las combinaciones entre aditivos deben tener las siguientes características:

Ser sinérgicas en su acción cubriendo la regulación de la flora y aspectos de fisiología digestiva.

Combinar diferentes mecanismos de acción para dificultar la aparición de resistencias

Posibilitar su presentación, tanto en alimento para su acción preventiva como en agua para una acción curativa.

Así, las combinaciones constituyen una de las posibles alternativas que podrán contribuir al uso responsable de la medicación en las dietas de lechones.

Estrés térmico en aves: utilización de una combinación a base de extractos vegetales y betaína natural

Estrés térmico en aves: utilización de una combinación a base de extractos vegetales y betaína natural

Introducción

En los sistemas intensivos de producción avícola, la influencia del medio ambiente sobre el desempeño productivo de las aves juega un importante rol e influye en gran medida en el resultado económico de la granja.

Las estirpes genéticas comerciales difieren en gran medida en su capacidad de adaptación, volviéndose en muchos casos más susceptibles a los efectos medioambientales (Sorensen, 1999; Anderson, 2004). La selección realizada bajo estrés continuo, sin priorizar las tasas de crecimiento corporal, da como resultado animales con alta adaptación al medio pero con menor desempeño productivo.

A diferencia de esto, si la selección es realizada en condiciones óptimas de alojamiento a favor de animales de mayor velocidad de crecimiento por varias generaciones se obtiene como resultado genotipos con alta tasa de crecimiento pero con una baja capacidad de adaptación a condiciones sub-óptimas (Anderson, 2004).

Durante la época de clima cálido, a lo cual puede sumarse una humedad ambiental alta, resultaría imprescindible mejorar el nivel tecnológico de las granjas si se espera lograr la máxima expresión del potencialgenético de las aves. Sin embargo, no siempre es posible contar con la inversión necesaria en implementos e instalaciones que se requiere.

Todo tipo de ave experimenta estrés por calor cuando la combinación de humedad relativa y temperatura ambiental superan un determinado nivel. Si estas dos variables aumentan, la capacidad que tiene el ave para disipar el calor se ve notablemente reducida, aunque de todos modos lo intentarán abriendo las alas, enterrándose en la cama debajo de los comederos y jadeando (Bellés Medal, 2005).

Respuesta del Ave al Estrés Térmico

Si bien la respuesta del ave al estrés por calor tiene como objetivos disminuir la termogénesis y  aumentar la termólisis, no podemos dejar de considerar que también se activa la respuesta general a todo tipo de estrés.

Para ajustarse a los objetivos señalados las aves producen cambios de comportamiento como los que mencionamos en el párrafo anterior y cambios de tipo fisiológicos.

Estos últimos son: vasodilatación periférica, mayor flujo de sangre hacia los músculos abdominales involucrados en la respiración, reducción de la absorción intestinal de nutrientes y de la velocidad de tránsito (por menor aporte sanguíneo a hígado, riñones e intestinos), aumento de la frecuencia respiratoria (jadeo) por mayor demanda de oxígeno y por la necesidad de refrigeración evaporativa, aumento de la frecuencia cardiaca, aumento de la viscosidad sanguínea, disminución de la concentración sanguínea de CO2 que limita la obtención de ion bicarbonato (interfiere con la calcificación del huevo y con la deposición de hueso) y aumento de la excreción urinaria de agua para aumentar las pérdidas evaporativas de calor, entre los principales ajustes fisiológicos (Gogny, 2005).

El estímulo de la hipófisis del ave, por encontrarse en una situación de estrés, produce un aumento de la producción de ACTH, que a su vez estimula a las adrenales a producir mas glucocorticoides (Knol, 1991).

Estos últimos aceleran la degradación proteínica de músculos, tejido linfoide y conjuntivo e inhiben la entrada de aminoácidos a tejidos extrahepáticos, reduciendo la masa muscular (Coles, 1986).

En el hígado, los corticoides aumentan la glucógenolisis y la gluconeogénesis por mayor actividad de las desaminasas y aminotransferasas a expensas de aminoácidos.

En el mismo órgano se inhibe la síntesis de lipoproteínas sin detenerse el ingreso de triglicéridos provenientes de la absorción intestinal, por lo cual se produce una acumulación hepática de los mismos y se genera una esteatosis con aumento porcentual del hígado en relación al peso vivo (Terraes y col., 2001).

Utilización de Extractos Vegetales Anti-Estrés

En mayor o menor grado las funciones hepáticas son afectadas por la persistencia de temperaturas que se encuentran por arriba de las señaladas para el confort de las aves, provocando un desbalance metabólico que resultará en una digestión muy pobre, una baja producción de huevos, recuperaciones tardías a enfermedades.

Diferentes sustancias naturales presentes en vegetales (Alcaucil, Carqueja, Manzanilla, Boldo, Burrito, Cardo Mariano) se han reportado como mejoradores del metabolismo intermedio hepático. Las saponinas actúan como antioxidantes y algunos carotenoides previenen la injuria del hepatocito. El extracto de alcaucil o
alcachofa (Cynara scolymus L) posee principios activos naturales, que tienen, entre otros, efectos antioxidantes, coleréticos y colagogos. Bonomi (1989) estudió por primera vez los efectos de la adición de hojas de alcaucil en dietas de distintas especies, logrando efectos productivos positivos con el agregado de hojas de alcaucil a la dieta.

La acción del extracto de alcaucil permite que los animales afronten situaciones de estrés nutricional, disminución de la inmunosupresión y una mejora productiva, lo cual ha sido ampliamente demostrado en Medicina Veterinaria por Stoev y col. (2002; 2004), entre otras publicaciones científicas internacionales.

La estimulación de la producción de bilis por sustancias contenidas en el alcaucil mejora la digestión de grasas con un efecto positivo durante las primeras semanas de vida, como lo han demostrado Azcona y colaboradores en un trabajo experimental realizado en la EEA-Pergamino del INTA (2010).

La inclusión de sustancias mejoradoras de las funciones hepáticas en la dieta sería recomendable durante los períodos de mayor estrés térmico, acompañado de la inclusión de betaína natural para la disminución del efecto negativo del estrés hídrico y a que mejora el balance hídrico protegiendo la integridad intestinal (Csonka, 1999).

Cladan y su nuevo producto Betaplus

Evaluación experimental en pollos con estrés térmico (Deluchi y col., 2012): Se utilizaron 1.920 pollos Ross machos en un ensayo de 42 días con un DBCA y cuatro tratamientos con 8 repeticiones. Dos de los tratamientos incluyeron una combinación a base de extractos vegetales y betaína natural (BETAPLUS © ) a razón de 0,5 kg/TM, los cuales fueron combinados con dos diferentes estrategias frente a coccidiosis: vacunación anticoccidial o administración de anticoccidiales (maduramicina-nicarbazina/salinomicina). Durante la última semana se registraron T° por arriba de los 35 °C y hubo picos de 45 °C, siendo significativamente menor la mortalidad de
los animales bajo tratamientos que incluían BETAPLUS. Los pollos tratados con la combinación de extractos vegetales betaína natural también presentaron mayor peso final.

betaina, betapuls, cladan, antioxidantes, avicultura argentina, empresas avicultura

Evaluación a campo en pollos con estrés térmico (Acebal y col., 2017): En una granja de 44.000 pollos con 3 galpones y animales de 28 días de edad se administró en agua una combinación líquida a base de extracto de alcachofa y betaína (BETAPLUS-L©) a razón de 1 L/1.000 L a uno de los galpones. Durante la semana señalada se registraron T° por arriba de los 41 °C y una sensación térmica de las de 55 °C, siendo significativamente menor la mortalidad de los animales del galpón bajo tratamiento de BETAPLUS-L .

betaina, betaina natural, betaplus, cladan, avicultura argentina, avicultura

Conclusión

La evaluación de los resultados tanto a nivel de granja experimental como en situación de campo de una combinación a base de extracto de alcachofa y betaína (BETAPLUS©) permite confirmar que su utilización atenúa el efecto del estrés térmico de las aves que fueron sometidas a una temperatura y humedad elevada.

Autores: Julieta Acebal1,4, Pedro Deluchi2,4 y Julián E. Melo2,3,4

 1Fac. Cs. Veterinarias, Univ. Buenos Aires, Argentina (UBA); 2Dpto. Tecnología, Univ. Nac. de Luján, Argentina (UNLu); 3Fac. Ing. y Cs. Agrarias, Univ. Católica Arg. (UCA); 4CLADAN S.A., Argentina

Composición y manejo de la flora intestinal en avicultura

Composición y manejo de la flora intestinal en avicultura

Se ha hablado muchas veces de la importancia del desarrollo y de la salud del tracto gastrointestinal los que, sin dudarlo, son factores claves en la productividad de las aves. El pollo moderno posee un potencial genético muy elevado y, por ello, es absolutamente necesario contar con un aparato digestivo saludable, con su población microbiana asociada bien balanceada y adecuadas secreciones enzimáticas.

En función de ello se debe saber que, en pollos para carne un día después de la eclosión, la densidad bacteriana del íleon puede alcanzar unas 100 millones de unidades formadoras de colonias por gramo (10ufc/g) de contenido digestivo, mientras que para el colon esta cifra asciende a 10.000 millones (1010 ufc/g). Por su parte en ciegos este número de microorganismos llega a 100 mil millones (1011 ufc/g) durante los primeros 3 días luego de la eclosión, cifra que permanece relativamente estable por los siguientes 30 días.

Tipos de microbios

En cada porción del intestino existen diferentes tipos de microbios los que se podrán encontrar en distintas proporciones. (Furlan y col 2004).

  • Escherichia coli: guarda proporciones relativamente bajas desde buche a la porción final del íleon, aunque triplica su número en ciegos.
  • Clostridios: aparecen en gran cantidad en ciegos. En estado de equilibrio bacteriológico se hallan ausentes en el resto del intestino y en número bastante bajo en las heces. Esta circunstancia explica la trascendencia de mantener en adecuadas condiciones la salud intestinal, ya que, como es sabido, pueden irrumpir en porciones anteriores cuando existe algún trastorno que afecte el equilibrio mencionado, como la presencia de coccidios o alteraciones en los ingredientes de la dieta.
  • Enterococos: se mantienen estables y en cantidad mas o menos elevadas en todo el tracto desde el buche, aunque su número aumenta un 50 % en ciegos y materia fecal.
  • Lactobacilos: en condiciones normales son los más numerosos (ver cuadro 2).
  • Levaduras: se hallan en baja proporción a lo largo de todo el tubo digestivo.
  • Estreptococos: son los que se hallan en mayor número en ciegos y heces.

La circunstancia por la cual se halla en ciegos el mayor número de bacterias indica claramente que, si bien se trata de un órgano dispensable, tiene para las aves de producción una importancia fundamental ya que es allí donde se realiza la digestión de las fibras y la síntesis de vitaminas del grupo B. No obstante, comparativamente con otras especies, la cantidad de microorganismos no es demasiado alta, siendo este el motivo del elevado tiempo de permanencia de las heces cecales las que, como se sabe, se excretan tan solo una vez por día.

Sistemas intensivos de producción

En los sistemas intensivos de producción la microflora intestinal de las aves se desarrolla muy lentamente debido, por un lado a la ausencia de contacto entre el pollito y la gallina y, por otro a los procesos de higiene y desinfección, los que si bien son necesarios impiden la colonización temprana del tracto digestivo. No obstante si tal desinfección no se realizase correctamente como ocurre con toda frecuencia, la iniciación de los BBs con cama nueva en la cámara de cría brinda al ambiente una relativamente reducida presencia de microorganismos.

Este retraso en la colonización de bacterias benéficas puede resultar en el desarrollo de bacterias perjudiciales para la salud del ave, circunstancia que obliga a la utilización de agentes que faciliten su desarrollo. En tal sentido no solo los probióticos son útiles a tales fines si no también otros productos naturales como los extractos vegetales, los ácidos orgánicos, las paredes de levaduras, entre otros.

Debido a que cada especie tiene diferentes requerimientos, la composición química de la dieta determinará la población microbiana del TGI. Se enumeran algunos factores que intervienen en su composición

  • Dietas altas en hidratos de carbono y proteínas pueden aumentar la cantidad de lactobacilos, en el buche, clostridios y estreptococos en intestino. Apajalahti, 2004.
  • La restricción de alimentos como en el ayuno pre faena y la muda forzada por más de 10 horas pueden favorecer la multiplicación de salmonelas en el tracto digestivo (Silva, 2000).
  • La producción de ácido láctico y ácidos grasos (acetato, propionato, butirato), que llevarán a la consecuente disminución del potencial de hidrogeniones (pH) en el medio intestinal, y con ello, en la estimulación del crecimiento de las bacterias benéficas (acidófilas).
  • Secreción de compuestos antimicrobianos, como las bacteriosinas, entre otras.
  • Competencia con el huesped y otros microorganismos (MO) por nutrientes y por sitios de adherencia en la superficie de la mucosa.

A su vez la micro flora estimula la inmunidad; modula la renovación celular; produce un incremento en la secreción de mucus por parte de las células caliciformes, transformándose en un primer mecanismo de defensa; induce una modificación de la morfología intestinal a través de la altura de vellosisdades y la profundidad de las criptas. Por último producen un incremento en los requerimientos energéticos del huésped.

Con respecto a la flora no patógena el siguiente cuadro adaptado de Edwing Cole, 1994 y tomado de Steiner, 2006, ilustra las diversas interacciones fisiológicas que posee sobre la salud del ave y, por ende sobre su desempeño productivo.

salud intestinal, avicultura, poultry, avicultura argentina, granja pollos

Cuadro 1. Interacciones de la flora intestinal y sus consecuencias.

Por su parte, en el siguiente cuadro se pueden visualizar los distintos géneros bacterianos que colonizan el tracto intestinal, agrupados de acuerdo a su grado de importancia, su característica o condición en cuanto a su acción y los niveles en que normalmente, de no mediar ningún desarreglo fisiopatológico, se pueden hallar.

Flora intestinal, salud intestinal, avicultura, poultry, granja pollos, enviapro, probióticos

Cuadro 2. Flora intestinal

El gráfico que se muestra a continuación muestra el crecimiento bacteriano que ocurre en un intestino normal, referido a microorganismos aerobios y anaerobios, los primeros expresados como Salmonella manhattan, mientras que los segundos en función de Clostridium yeyuni. Separadamente aparece el crecimiento de Clostridium perfrigens, responsable de la Enteritis Necrótica. Se observa que a medida que crece el animal los aerobios dejan lugar a los anaerobios, mientras que el lento, y no muy elevado de CP indica que la EN solo aparecerá, bajo ciertas condiciones en las que juegan un importante papel la alimentación, el manejo, la bioseguridad, pero principalmente la coccidiosis, en especial aquella provocada por Eimeria maxima.

salud intestinal, cladan, avicultura, porcinos, avicultura argentina

Gráfico 1. Crecimiento comparativo de gérmenes aerobios, anaerobios y de Clostridium perfrigens en el tracto intestinal.

Factores que pueden influenciar el funcionamiento del tracto gastrointestinal

 El delicado equilibrio en el que se encuentra el tracto gastrointestinal lo hace susceptible de verse afectado por una innumerable cantidad de factores, desde virus hasta problemas nutricionales. Brevemente y solo a manera enunciativa podemos citar algunos de ellos

  • Enfermedades virales: Enfermedad de Newcastle, Enfermedad de Gumboro y diversos virus como Rotavirus, Coronavirus, Enterovirus, Adenosvirus y Reovirus (Síndrome de Mala Absorción).
  • Enteritis no específica por disbacteriosis
  • Enteritis bacterial producida por Salmonella sp. y Clostridium perfrigens, responsable de la Enteritis Necrótica
  • Enteritis fúngica ocasionada principalmente por Candida albicans (Candidiasis)
  • Protozoarios: representados fundamentalmente y en forma casi exclusiva, en pollos comerciales por coccidios.
  • Agentes tóxicos: grasas, micotoxinas, toxinas bacterianas.
  • Agentes inmunosupresores que provocan atrofia de timo y bolsa de Fabricio.
  • Factores antinutricionales: inhibidores de tripsina, peróxidos, calidad de las materias primas (grasas y aceites, harinas de origen animal, hidratos de carbono no almidonosos, cambios en la fase de alimentación, ayunos.

Otros factores como programas de iluminación, calidad de la cama y, como siempre aspectos relativos a la bioseguridad y al manejo.

Por todo lo expuesto se debe destacar la importancia de prestar atención a la microflora intestinal tratando de lograr su máximo equilibrio como una de las grandes metas para alcanzar no solo la mayor productividad si no también el ineludible bienestar animal

Bibliografía

Apalajalaht J., Kettunes A. y Graham H. 2004. Characteristics of the       gastrointestinal Microbial communities, with special reference to the chicken.   World’s Poultry Science Journal 60:232.

Berchieri Junior y col. Doencas das Aves. Fundación Apinco. Segunda Edición. 2009. Campinas. Brasil.

Furlan R.L, Macari M. y Luquetti B.C. 2004. Como avaliar os efeitos do uso de  prebióticos, probióticos e flora de exclusão competitiva.   Memorias 5° Simpósio Técnico de Incubação, Matrizes de Corte e Nutrição. 6- 28.

Silva, EN. 2002. Probióticos y Prebióticos en la alimentación de las aves. En  conferencia APINCO de Ciencias y Tecnologías avícolas. 241 – 251.

Steiner T. 2006. Managing Gut Health, Natural Growth Promoters as a Key to    Animal Performance. Nottingham University Press.

 

Autor:  Mauricio De Franceschi – Tecnico comercial del equipo de Cladan

Programas de control de micotoxicosis para la mejora mejora productiva de las aves

Programas de control de micotoxicosis para la mejora mejora productiva de las aves

La micotoxicosis y un programa de control de micotoxinas

micotoxicosis, cladan, micotoxinas, mycostop,Las micotoxicosis implican enormes pérdidas de orden económico y sanitario, principalmente por sus propiedades anabolizantes, estrogénicas, carcinogénicas, mutagénicas y teratogénicas (Hayes & Campbell, 1986). Aunque muchas veces se crea que el mayor problema de las micotoxicosis se encuentra relacionado con el daño que producen en diversos órganos y sistemas de las aves, la reducción del rendimiento productivo y de la respuesta inmune de las mismas ante dosis bajas es mucho mas importante en términos económicos.

Las manifestaciones agudas ocurren cuando los individuos consumen dosis moderadas a altas de micotoxinas, siendo las lesiones mas frecuentes: hepatitis, hemorragias, nefritis, necrosis de las mucosas digestivas (dependiendo de cada micotoxina).

La micotoxicosis crónica es la que se observa mas frecuentemente y ocurre cuando existe un consumo de dosis moderadas a bajas. En estos casos, los animales presentan un cuadro que se caracteriza por la baja de postura, alta conversión alimenticia, reducción de la respuesta inmune y de la ganancia de peso.

Este cuadro solamente se detecta mediante un programa de análisis de micotoxinas presentes en el alimento, para evitar confundirse con deficiencias de manejo, otras enfermedades o con deficiencias nutricionales (Mallmann y cols., 2007).

Un programa de control de micotoxinas tiene como objetivo minimizar los efectos negativos que las mismas tienen sobre la producción y la salud de los animales. Dentro de los ítems a considerar para establecer un programa se encuentran: Control de calidad de las materias primas, utilización de inhibidores de hongos, limpieza y desinfección de silos, utilización de secuestrantes y utilización de antioxidantes celulares.

Control de Calidad de Materias Primas

A – Análisis de Recepción: Es recomendable analizar todas las materias primas susceptibles, tanto para observar lesiones de integridad como para utilizar métodos específicos de diagnóstico. Entre estos últimos el método Elisa es de fácil utilización y bajo costo, sirviendo como un primer filtro en la toma de decisiones de los pasos a seguir con este material, aunque siempre se pueden utilizar métodos más precisos para la confirmación.

B – Segregación de cereales según nivel de contaminación: Dentro de los cereales considerados aceptables por estar por debajo de cierto nivel para cada una de las micotoxinas se debe decidir el destino del cereal, haciendo una división entre silos con cereales de alto y bajo contenido de toxinas, lo cual permite programar con el personal de la fábrica de alimentos el destino de los cereales de acuerdo a la edad de los animales.

C – Control de Humedad: No debe ser mayor al 14% cuando se ingresa ni mayor al 12 % para el almacenamiento. El secado uniforme para este destino es fundamental.

D – Control de temperatura: La actividad biológica se anula o minimiza por debajo de los 20oC, lo cual quiere decir que hongos, bacterias, insectos y otros patógenos por debajo de esta temperatura no alcanzan actividad metabólica, por lo tanto no hay modificación sustancial de la materia prima. El manejo de la aireación es fundamental para mantener el grano frío y evitar trastornos. Los sistemas de termometría en la planta de silos son una gran herramienta para hacer más eficiente el uso de aireación y así evitar picos de calentamiento que deterioran la calidad de los granos.

Utilización de Inhibidores de Hongos

Son aditivos beneficiosos para la reducción de micotoxinas en alimento debido a que son efectivos reduciendo el crecimiento de hongos al entrar en contacto con los granos. Los mas utilizados son a base de diferentes ácidos orgánicos y de sales que los contienen. Entre ellos se destacan el ácido propiónico, el propionato de Calcio, el ácido fórmico, el formiato de amonio y el propionato de amonio. Estos antifúngicos no eliminan ni disminuyen las toxinas ya formadas en los granos a campo.

Utilización de Secuestrantes – Aditivos Anti-Micotoxinas (AAM)

Un método ampliamente utilizado para el control de las micotoxicosis es el uso de materiales nutricionalmente inertes en la dieta animal, con el propósito de disminuir la absorción de las micotoxinas en el tracto gastrointestinal de las aves.

Estas substancias eran llamadas secuestrantes o adsorbentes de micotoxinas y actualmente son genéricamente denominadas Aditivos Anti-Micotoxinas (AAM). A pesar de que existen en el mercado un número significativo de productos, Mallmann y cols. (2006) comprobaron que apenas el 50% de los productos AAM adecuadamente examinados en el LAMIC (Univ. Federal Santa María), presentaron potencial satisfactorio para su utilización con esta finalidad para contrarrestar el efecto de las aflatoxinas, siendo siempre mas bajos los valores de adsorción para cualquier otra micotoxina. Dentro de los secuestrantes existen diferentes alternativas que varían en especificidad para cada toxina y en dosificación.

Entre ellos tenemos a las bentonitas o esmectitas, siendo las de sodio y calcio las mas utilizadas, las cuales tienen especificidad limitada, bajo costo y alta dosis de utilización, que ocupan mucho lugar dentro de las formulas y obligan a concentrar mas las dietas, siendo su capacidad de adsorción para aflatoxinas del 90-95 % en la mayoría de los casos. Las bentonitas generalmente se utilizan a una dosis entre 2 y 3 Kg por tonelada y a pesar de tener una elevada efectividad para aflatoxinas es baja para el resto de las micotoxinas.

Sin embargo, el tratamiento de estas arcillas con un proceso patentado de temperatura y presión (Por ejemplo: Calibrin-Z, Amlan Int.), ha permitido disminuir su dosis (0,5-2 kg/TM) y extender el espectro a otras micotoxinas, entre ellas DON y Fumonisinas (Chi y col., 2012; , Bier y col., 2011). Existen otros productos a base de derivados de pared de levaduras, que son Glucomananos esterificados, los cuales son incorporados a baja dosis y además de tener efectos de adsorción sobre aflatoxinas, aunque en menor medida, también lo hacen para otras micotoxinas (tricotecenos) en grado mayor a las bentonitas, siendo su uso complementario para casos de contaminaciones múltiples de micotoxinas en alimento para aves o granos (Jaramilllo y col., 2008).

mycostop plus, cladan, micotoxinas, avicultura argentina, porcinos, granja pollos, ponedorasEsto ha dado lugar a la elaboración de productos como el Mycostop Plus de Cladan S.A n el cual se combinan bentonitas y fracciones de levaduras para este tipo de contaminaciones, cuya eficacia ha sido demostrada tanto a nivel experimental como a campo (Melo y col., 2008; Acebal y col., 2016). Por último se encuentran en el mercado una serie de productos con enzimas que degradan micotoxinas específicas. Definida como la degradación enzimática de micotoxinas para transformarlas en metabolitos no-tóxicos, la bio-transformación, se realiza utilizando bacterias o levaduras que producen enzimas para la degradación específica de tricotecenos, ocratoxinas y zearalenona (Schatmayr, 2004).

La acción específica de las enzimas también ha dado lugar a la elaboración de productos que las combinen con otro tipo de secuestrante, ya sea solo con bentonitas o con estas últimas y la adición de fracciones de levaduras como por ejemplo Liptomic Plus, de Liptosa. Esta última combinación ha permitido la adsorción de la mayoría de las micotoxinas informadas a campo a niveles entre el 89 y el 99 % (Procopio y col., 2012).

Desinfección de Silos

A nivel de molino y granja, lo recomendado es hacer un plan de control de puntos críticos. Una correcta limpieza y desinfección de los silos de depósito de alimento, sistemas de distribución y comederos con cierta frecuencia suele tener un impacto productivo y económico importante. En lo posible no es conveniente almacenar alimento por más de una semana, sobre todo en los alimentos de las categorías más sensibles. Evitar en los silos infiltraciones de humedad y condensación de agua, para lo cual es recomendado que los silos tengan respiraderos en la parte superior del mismo.

Utilización de Antioxidantes

En mayor o menor grado las funciones hepáticas son afectadas por la presencia de sustancias tóxicas debido a que es el hígado el órgano encargado de transformarlas o inactivarlas, para luego eliminarlas al intestino por la bilis. Como sustancias tóxicas, las micotoxinas, producen un desbalance metabólico, el cual resultará en una digestión muy pobre, una baja producción de huevo, recuperaciones tardías a enfermedades y esto obviamente con repercusiones económicas.

Diferentes sustancias naturales presentes en vegetales (Alcaucil, Carqueja, Manzanilla, Boldo, Burrito, Cardo Mariano) se han informado como mejoradores del metabolismo intermedio hepático. Las saponinas actúan como antioxidantes y algunos carotenoides previenen la injuria del hepatocito provocada por micotoxinas.

El extracto de alcaucil o alcachofa (Cynara scolymus L) posee principios activos naturales, que tienen, entre otros, efectos antioxidantes, coleréticos y colagogos. Bonomi (1989) estudió por primera vez los efectos de la adición de hojas de alcaucil en dietas de distintas especies, logrando efectos productivos positivos con el agregado de hojas de alcaucil a la dieta.

La acción antioxidante específica del extracto de alcaucil permite que los animales afronten situaciones de stress nutricional tales como micotoxinas, grasas rancias o metales pesados con una disminución de la inmunosupresión y sin detrimento del beneficio productivo, lo cual ha sido ampliamente demostrado en medicina veterinaria por Stoev y colaboradores (2002; 2004), entre otras publicaciones científicas internacionales, trabajando sobre aves intoxicadas con combinaciones de micotoxinas.

La estimulación de la producción de bilis por sustancias contenidas en el alcaucil colabora en la excreción de las toxinas y mejora la digestión de grasas, lo cual frecuentemente se ve afectado por la acción de micotoxinas, con un efecto positivo durante las primeras semanas de vida, como lo han demostrado Azcona y colaboradores en un trabajo experimental realizado en la EEA-Pergamino del INTA (2011).

betaplus, betaína, avicultura, cladan, elanco, dupont, poultry, aditivos, additivesEn la avicultura argentina la utilización de antioxidantes a base de extracto de alcachofa durante episodios de micotoxicosis a campo es frecuente y consistente con lo informado en la literatura científica (Acebal y col., 2016). La inclusión de sustancias antioxidantes en la dieta sería recomendable durante los períodos de mayor susceptibilidad de las aves (primeras tres semanas de vida y períodos de stress), durante los períodos en que no se pueda asegurar la calidad del alimento que se ofrecerá a los animales o cuando no cumpliese con los estándares mínimos del programa de control.

Hay productos que ofrecen una formulación en polvo y otra líquida, recomendándose esta última cuando es necesaria una acción mas rápida y ya se encuentra disminuido el consumo de alimento de los animales (Betaplus y Betaplus-L, Cladan SA). Esto debería ser acompañado de una revisión de los niveles de cloruro de colina o de su suplementación, al igual que debería hacerse con las vitaminas del grupo B, ya que el grado de lesión hepática se reduce con niveles adecuados de los mismos (Best y cols., 1949; Ghoshal y cols., 1982; Voigt y cols., 1980).

Conclusiones

Por todo lo señalado, sería conveniente que cada empresa avícola pudiera evaluar la necesidad de implementar una serie de medidas en el manejo de las materias primas, la elaboración de alimento y en su conservación, además de evaluar la utilización de una combinación estratégica de sustancias para el control y prevención de micotoxinas ASÍ COMO para reducir su efecto a nivel celular, basándose en un programa Integral, a fin de reducir su efecto sobre el desempeño de las aves.

Autores: Julieta Acebal1,4, Agustín De Cristófaro1,4 y Julián E. Melo2,3,4

1Fac. Cs. Veterinarias, Univ. Buenos Aires, Argentina (UBA); 2Dpto. Tecnología, Univ. Nac. de Luján, Argentina (UNLu); 3Fac. Ing. y Cs. Agrarias, Univ. Católica Arg. (UCA);4CLADAN S.A., Argentina

Enteritis necrótica, una visión práctica

Enteritis necrótica, una visión práctica

Con frecuencia hablamos de Enteritis Necrótica (EN), aunque en general, conocemos poco sus características clínicas, ya que nos enfocamos a su invariable asociación con la coccidiosis. Es interesante, por ello destacar algunos aspectos de la enfermedad, intentando separarla de dicha sociedad microbiológica.

La enteritis necrótica es provocada por la toxina de una bacteria Gram positiva llamanda Clostridium perfrigens (CP). Si bien puede desarrollarse en aves de cualquier edad es mas frecuente desde los 7 días de edad, con picos de aparición entre los 17 y 21 días, con una mortalidad que va desde el 2% hasta el 40%.

En condiciones normales CP forma parte de la denominada flora no deseable, cuya característica o condición es la de ser considerada remanente o potencialmente patógena. Sus niveles de presencia van desde menos de 0,01% hasta un máximo del 10% de las unidades formadoras de colonias (UFC) del contenido bacteriano del tracto intestinal, hallándose en condiciones no patógenas, mayoritariamente en los ciegos en donde existe un grado importante de anaerobiosis, situación que favorece su desarrollo.

Factores predisponentes

Existen factores predisponentes al crecimiento del CP y por lo tanto al desarrollo de la EN. En general todas aquellas condiciones microambientales que favorezcan tanto la coccidiosis, como las disbacteriosis, en donde se produzcan daños a la mucosa son ideales para ello. Sin embargo algunas dietas, en especial las ricas en polisacáridos no absorbibles (PNA) provenientes del trigo, la cebada o el centeno, incrementan la viscosidad intestinal y con ello el desarrollo del microorganismo. Por otra parte, también la soja mal desactivada, es decir aquella en la que no pudieron ser eliminados adecuadamente los inhibidores de tripsina que ésta contiene, y en general poas proteínas de mala digestibilidad también favorecen las condiciones de anaerobiosis necesarias para el desarrollo de CP.

Patogenia

Las condiciones de anaerobiosis y el daño a la pared intestinal que provocan los factores predisponentes favorecen el crecimiento de CP en sectores intestinales en donde normalmente no se encuentra en cantidades significativas como el yeyuno y ocasionalmente el duodeno.

Presentaciones clínicas

La EN puede presentarse en forma clínica o subclínica. En la primera se produce un Incremento de la mortalidad del lote. En programas sin antibióticos, o sin el uso de productos alternativos idóneos se puede observar una mortalidad extrema de 200 a 400 aves/día en galpones de 20.000 aves. La enfermedad comienza alrededor de los 16 días. Su curso es usualmente de unos siete (7) días si no se instaura un tratamiento efectivo. En algunos casos, como se dijo mas arriba, se presenta mas tarde, en la etapa de crecimiento, una segunda “ola” de mortalidad.

Síntomas de la presentación clínica

Las aves enfermas aparecen deprimidas y letárgicas, juntas y con las plumas erizadas, a menudo presentan heces acuosas de color amarillo/marrón, con un empastamiento alrededor de la cloaca (fig. 1 y 2).

Figura 1   

Figura 2    

Skinner et al. 1999

Lesiones

Las lesiones de la EN, pueden clasificarse de 1 a 4, dependiendo de su severidad. En la forma clínica frecuentemente se observan lesiones intestinales en el yeyuno, a pesar de que también puede ocurrir daño en el ileon y el duodeno (fig. 3, 4 y 5).

Fig. 3

Fig. 4

 

Fig. 5

Fig. 3. Hiperemia y hemorragia en yeyuno

Fig. 4. Pared duodenal delgada con múltiples úlceras de tamaño variable

Fig. 5.Lesiones clásicas en el yeyuno medio; mucosa cubierta con fibrina y detritos necróticos

Ref.: -Necrotic Enteritis in broiler chickens: antemortem and postmortem (gross lesions and light microscopic) changes in the 20 days of age broiler chicken experimentally infected with Clostridium perfringens. Skinner J, Muir L, Hunter B. Poultry Science 1999; 78 (Suppl. 1):30.

– BMD Technical sheet « Don’t hand them over to Necrotic Enteritis », 2003, Alpharma Inc.

En general, las lesiones severas muestran la clásica apariencia de toalla de la mucosa tal como se describe en la literatura aviar. Asimismo se aprecia presencia de gas en la luz intestinal con un claro abalonamiento del órgano.

La forma subclínica de EN muestra signos mas sutiles, los que a veces son directamente inexistentes. El intestino delgado puede aparecer engrosado, áspero y con excesiva mucosidad. El hígado ocasionalmente estará agrandado, firme y de color oscuro (Fig. 6).

 

Fig. 6

Ref: Clostridial Proliferation and Intestinal Instability. George Tice, BVSc, MMedVet, MRCVS, Elanco Poultry Health Conference, January, 2001.

Diagnóstico

El diagnostico clinico mediante la observación solamente de los síntomas de los animales es prácticamente imposible. Los signos son communes a muchas afecciones, como virus intestinales, problemas nutricionales o alimenticios, de manejo y casi invariablemente a la coccidiosis.

Con respecto a las lesiones ocurre algo similar, sin embargo la determinación de que la parasitosis se halla presente permitirá sospechar también la existencia de una EN. Para ello se podrá efectuar una comprobación microscopica de la existencia de los bacilos clostridiales mediante un frotis y tinción de un raspado de mucosa, fundamentalmente en intestino anterior aunque, claro está, sera mucho mas contundente realizar análisis de laboratorio microbiológicos o, mejor aún, moleculares mediante la técnica de PCR.

No se ha establecido fehacientemente que cantidad de CP se considera normal, pero se acepta que una cifra de alrededor de 106 UFC por gramo de contenido intestinal sería un límite aceptable. No obstante no se debe pasar por alto que no es el número normal de la bacterias lo que nos indicará la ausencia de EN, si no la existencia de los factores predisponentes y desencadenantes de la afección y, obviamente las lesiones que muchas veces son indistinguibles de una patología u otra, sobretodo cuando se hallen presentes Eimeria necatrix o E. brunetti.

Tratamiento y prevención

Una vez instalada la enfermedad, su tratamiento deberá centrarse en el uso de algún antibiotico en agua de bebida que ejerza su acción sobre bacterias Gram +. Entre ellos Lincomicina, Estreptomicina y Tilosina. En general los agentes promotores de crecimiento (APC) tienen acción sobre bacterias clostridiales y algunos de ellos como la Bacitracina Metileno Disalicilato (BMD) son particularmente efectivos.

Hoy en día la industria farmacéutica mundial realiza constantes esfuerzos para desarrollar productos naturales, a partir de la prohibición del uso de antibióticos y anticoccidianos de síntesis química como APC. En function de esto se ha determinado que, muchos de ellos, en especial los extractos vegetales tienen una clara acción contra CP. Sin embargo, todo agente que mejore la integridad intestinal, disminuyendo la inflamación y favoreciendo la relación cripta/vellosidad (probióticos, prebióticos, etc.) permitirá que el tubo intestinal supere en mejores condiciones cualquier agresion que pueda dañarlo.

Sea como sea, no cabe duda que el mejor tratamiento de la EN es la reducción drástica de los factores predisponentes. Entre otras cosas podemos emprender las siguientes acciones:

  1. a) Control de la Coccidiosis (programas anticoccidiales). Asegurar niveles apropiados de los anticoccidiales y de los promotores de crecimiento; extender el uso de los anticoccidiales.
  2. b) Formulación. Utilizar protéinas y grasas de buena calidad; mantener niveles bajos de cereales con alto contenido de PNA en la dieta (trigo/centeno); usar combinaciones de enzimas ; realizar una eficaz desactivación de la soja; evitar alimentos altos en Energía/Proteína; niveles altos de trigo/centeno; harina de pescado.

Consecuencias productivas

La EN puede ser un importante factor de deterioro de los valores productivos de las aves dando lugar a pérdidas en la rentabilidad de las granjas, ya sea por la mortandad que ocasiona, como por afectar la tasa de crecimiento y el índice de conversion. También puede haber una considerable mortandad al arribo a la planta de faena con decomisos y pérdidas por contaminación; menor rendimiento con disminución de la velocidad de la línea.

Por ultimo merece una línea especial la indiscutible necesidad de la observancia permanente de la bioseguridad -que incluya una correcta elección y uso de los desinfectantes disponibles- como inversion ineludible de toda explotación avícola, ya que su aplicación garantizará que, muchos de los factores predisponentes, no influyan en la presentación de coccidiosis, Enteritis Necrótica y toda afección que vaya en detrimento de la rentabilidad y del bienestar animal.

 Autor: Mauricio E. de Franceschi – Tecnico comercial Cladan Nutrición y Sanidad Animal